Cada vez se tiene más conciencia de que el buen estado bucodental es esencial en la preservación de nuestra salud. Habrás escuchado que la salud empieza en la boca y no solo con lo que comemos, sino con mantener buenos hábitos de cuidado.

Las enfermedades bucodentales pueden convertirse en un obstáculo importante para tener una vida saludable, y es que cerca del 95% de los españoles padece caries. Es por esto que es importante establecer hábitos regulares de higiene bucal. En este artículo te damos 10 recomendaciones para mantener una buena salud dental.

1. Presta mucha atención al cepillado dental

Cepilla tus dientes de forma adecuada: Presta atención a la técnica del cepillado

En el ABC del cuidado bucal el puesto número uno es sin duda para el cepillado de dientes. Sin embargo, no siempre se realiza bien. Por eso te damos las pautas que necesitas para desarrollar una técnica correcta de cepillado.

Coloca el cepillo de manera horizontal respecto a la línea de la encía (en ángulo de 45 de grados). Cepíllate realizando movimientos horizontales, para después cepillar de abajo arriba suavemente de la encía hacia el diente para sacar toda la suciedad.

Recuerda que hay que cepillar la cara interna de los dientes. Después, cepíllate las muelas en todas las direcciones y para completar el cepillado, usa seda dental para llegar a todos los huecos interdentales y recuerda limpiarte bien la lengua.

Recuerda que la recomendación es lavarse los dientes de dos a tres veces al día , sobre todo antes de ir a dormir, y durante al menos dos minutos así que no tengas demasiada prisa.

No olvides cepillar la lengua

La higiene de la lengua es una de las más importantes y sin embargo, una de las más olvidadas. Si no la limpiamos a diario se concentran residuos que pueden dar lugar a bacterias y mal aliento.

Algunas personas se cepillan la lengua con el mismo cepillo de dientes y un poco de dentífrico, sin embargo a veces puede ser un poco molesto. Existen elementos más cómodos y destinados para la higiene lingual en las farmacias que permitirán arrastrar esos restos de suciedad de tu lengua y que quede más limpia e hidratada.

Un limpiado de lengua por las mañanas para eliminar los restos de placa es tan importante como por la noche para quitar los restos de comida que pasaron por ella durante el día.

Para lograr una buena limpieza de lengua sigue estos sencillos pasos:

1.Coloca el limpiador en la parte posterior de la lengua y arrástralo suavemente por la superficie de la lengua hacia la parte delantera.

2.Desliza el limpiador por la lengua varias veces en diferentes ángulos.

3.Elimina de la lengua el exceso de comida o suciedad enjuagándote con agua.

4.Enjuaga el limpiador lingual cada vez que lo uses para mantenerlo higiénico y limpio.

No te olvides de la limpieza interdental: Usa además de tu cepillo,  hilo o cepillos interdentales

Es igual de importante que después del cepillado cuides los espacios interdentales con hilo dental y cepillos especiales interdentales, ya que el no hacerlo conlleva que queden restos de comida que no se pueden retirar con el cepillo normal, y puede producir caries y bacterias.

Usa cepillos y dentífricos adecuados

Trata de usar cepillos dentífricos que sean de buena calidad y no sea ni demasiado duro ni demasiado blando en sus cedras. Trata de quitar todos los restos de dentífrico que puedas después de cada lavado del cepillo para evitar que se estropee demasiado pronto o concentre bacterias.

Además es conveniente renovar el cepillo aproximadamente cada 3 meses, por lo que no estires su vida útil más de lo necesario.

2. Completa tu higiene con un enjuague bucal

Elimina el mal aliento

El último paso de tu rutina de higiene bucal es hacer un enjuague que proteja los dientes y encías de bacterias. Además, elimina las bacterias del paladar, carrillos y partes bucales que no nos cepillamos normalmente y que están expuestas a las bacterias diariamente. Por ello nos proporciona buen aliento y mejora nuestra salud manteniendo nuestras encías sanas.

3. Visitar regularmente al dentista: al menos una o dos veces al año.

Tener buenos hábitos de higiene bucal no nos evita tener que ir a hacernos una revisión al año al dentista como mínimo a modo preventivo. Es importante que el especialista pueda detectar posibles problemas antes de tiempo y evitar que puedan ir a más.

4. Cuidar la alimentación

Los alimentos que ingerimos pasan en primera instancia por nuestra boca y dientes, por lo que es importante tenerlo presente para evitar aquellos que puedan dañar más nuestra salud bucal.

Hidratarse

Es importante hidratarse bien todos los días ya que no hacerlo alteraría el PH de la saliva y podría afectar al esmalte en los dientes y la proliferación de bacterias en lengua y encías. La saliva está considerada un protector de nuestros dientes y también un eficaz desinfectante. Por ello, la falta de hidratación también conllevaría una falta de saliva y una menor protección para tus dientes.

Llevar una dieta equilibrada.

Trata siempre que puedas llevar una dieta saludable y evita los azúcares siempre que puedas, así prevendrás la aparición de caries.

Reduce el consumo de bebidas oscuras como el café y el tabaco.

Es recomendable no tomar frecuentemente bebidas oscuras como el café ya que alteran el color de los dientes y su blancura puede verse afectada.

5. Hazte un tratamiento de higiene dental en el dentista

Es importante realizar una limpieza profunda dental una vez al año, por lo que no aplaces demasiado la visita anual para prevenir cualquier problema que puedas evitar yendo a tiempo al dentista.

6. Si no estás conforme con el blanco de tus dientes acude a tu dentista para un tratamiento de blanqueamiento dental

No sufras de sonrisa tímida por esos dientes amarillentos, consulta si es viable hacerte un tratamiento de blanqueamiento dental. Siempre hazlo en manos de especialistas, no confíes en trucos caseros que pueden lastimar tu esmalte.

Ten en cuenta que deberás dejar de fumar o reducir todo lo que puedas este mal hábito para que pueda tener mejor efectividad este tratamiento.

7. Proteger tus dientes cuando se realiza deporte. Evita posibles traumatismos.

Trata de usar férulas protectoras para tus dientes cuando hagas deportes que puedan ponerlos en peligro.

8. Evita el hábito nervioso de morder objetos

Además de romper ese objeto, estarás desgastando tus dientes . Por ello, mejor hazte con una pelota anti estrés para canalizar los nervios de otra forma.

9. No te metas cubos de hielo en la boca y menos aún los muerdas

Trata de no morder hielos, ya que puedes hacerte heridas en las encías y despertar la sensibilidad dental tan punzante que dura varios días.

10. Corrige tus problemas bucodentales

En las revisiones que tengas en tu dentista, trata de seguir las recomendaciones de tratamientos del especialista para atajar problemas cuanto antes y no dejar que se agraven. Tratamientos recomendados pueden haber muchos, como las carillas dentales y fundas dentales para dar mejor aspecto a tus dientes, la Ortodoncia Invisible para mejorar su posición o Implantes dentales en caso de que los necesites. Déjate asesorar y ponte en manos de especialistas.

En Medident tenemos los mejores tratamientos dentales para el embellecimiento dental y que consigas tu mejor sonrisa. Contáctanos para una primera consulta y te asesoraremos de los tratamientos recomendados para tu caso particular.

    [recaptcha]